Las pruebas de cómo Arias ponía a los “paracos” a declarar en contra de Cotes

0
53

El abogado homosexual extorsionista fue puesto en evidencia a través de WathsApp por el periodista que le hacía las conexiones y le prestaba el servicio de cámaras en la Cárcel *Arias tiene ahora amenazado de muerte al periodista.

A trasvés de una conversación en el grupo de wasap de los periodistas, el abogado homosexual extorsionista José Alejandro Arias Cañón, fue puesto en evidencia por otro compañero, sobre las artimañas que, este delincuente disfrazado de periodista, utilizaba para “torcer” las declaraciones de los ex paramilitares presos en la Cárcel la Modelo de Barranquilla, en contra de empresarios y dirigentes políticos de esta capital e involucrarlos en los actos delictivos cometidos por estos delincuentes.

José Alejandro Arias Cañón, quien quedó demostrado que usurpa la profesión del periodismo para lucrarse extorsionando a todo mundo, con información suministrada por ex paramilitares.

En la conversación, de la que publicamos capturas en este medio, con el fin de que la ciudadanía conozca la “calaña” de este criminal seudoperiodista, el mismo Arias Cañón, revela parte de lo que hacía para lograr declaraciones de los paramilitares, en particular del Clan Rojas y de sus sicarios, para hacer que ellos enlodaran la hoja de vida de prestantes familias como los Cotes, que para la época del paramilitarismo no tenían ningún tipo de influencia política en la región.

Según las capturas de esta conversación, que ya están en manos de abogados expertos y que serán aportadas a los procesos judiciales que se adelantan en su contra; la conversación se propició por un reclamo de quien ofició como su camarógrafo en las varias ocasiones en que ingresó a la Cárcel la Modelo de Barranquilla, con el pretexto de hacerle entrevistas a los hermanos Rojas para inculpar primero al hoy candidato a la Gobernación Carlos Caicedo Omar, de los crímenes cometidos en la Universidad del Magdalena y la contratación otorgada por él en la Universidad a los grupos paramilitares.

En compañía de ese camarógrafo Arias cañón fue varias veces a la cárcel la Modelo, después para “negociar” con los mismos hermanos Rojas que cambiaran sus versiones a favor de Caicedo y salpicaran a otros políticos de la ciudad y la región, entre ellos al empresario Álvaro Cotes Vives; con quien ya Caicedo había iniciado una enemistad política, dado el triunfo electoral de uno de sus hijos en las elecciones territoriales de esa época.  Arias había estado vinculado a la campaña del hijo de Cotes, y como allí no cedieron a sus extorsivos reclamos, decidió convertirse en su enemigo e iniciar desde ese momento una sistemática carrera de descrédito a la familia.

Lo que los expertos abogados de Cotes consideran con estas pruebas obtenidas a través de wasap es que Arias Cañón, usurpa la profesión de periodista para violar reservas sumariales, torcer información y “comprar” versiones de los ex paramilitares, para después utilizarlas como material extorsivo y sacarles dinero a sus víctimas.

Se cree por parte de los especialistas que con esta misma modalidad  Arias Cañón, extorsionó a los ex gobernadores Trino Luna y Omar Diazgranados, al ex alcalde y hoy candidato a la Gobernación Carlos Caicedo, al actual alcalde Rafael Martínez; y además contribuyó a ensuciar la honra de otros dirigentes políticos como Miguel Pinedo, al igual que a empresarios como los hermanos Dávila Abondano, del grupo Daabón, entre otras prestantes familias de la capital del Magdalena.

Ya se ha dicho que Arias Cañón, en su condición homosexual, sostenía relaciones sexuales en la cárcel con algunos de estos ex paramilitares, (alias Orejitas y el Canoso), a cambio de información que le sirviera para sus extorsiones a políticos y empresarios de la ciudad.

Al verse descubierto por su ex compañero Arias, tiene amenazado de muerte al periodista Idinael Fernández, a quien sentenció de muerte si llegare a revelar los audios y video que éste último dice tener en su poder, en donde se puede observar todo lo que el delincuente de Arias Cañón  hacía para obtener información y cambiar versiones del Clan Rojas.