Los contratos con los que el rector de la U. Distrital ‘coronó’ en Santa Marta

0
33

El rector de la Universidad Distrital de Bogotá, anunció que prenderá el ventilador para dar a conocer quienes le pidieron coimas e hicieron “negocio” con él en varias ciudades. *En este caso de corrupción también resultó salpicado el senador Antonio Sanguino y su señora esposa Diana Meza

El ex alcalde Juan Pablo Díaz Granados dio a conocer a través de su Twitter los dos contratos que comprometen al alcalde Rafael Alejandro Martínez con el desfalco cometido por el ex director de extensión de la Universidad Distrital “Francisco José de Caldas”, Wilman Muñoz, envuelto en uno de los más escandalosos casos de corrupción de la capital de la República, dado a conocer en los últimos días.

El ex alcalde Díaz Granados le pidió  a la fiscalía que investigue la relación entre Muñoz, el senador Antonio Sanguino y su esposa Diana Meza, el alcalde Martínez y el hoy candidato a la Gobernación Carlos Caicedo Omar; pues al primero el Distrito le otorgó dos contratos consecutivos durante los años 2016 y 2017 por una suma superior a los 1 mil millones de pesos.

Se trata de los contratos 397 del 1 de julio de 2016, con el objeto: “Modernización administrativa y proceso de rediseño Institucional de la Alcaldía Distrital de Santa Marta”, por la suma de 494 millones 804 mil 235 pesos, con un plazo de ejecución de 6 meses; y un año después, el 1053 del 5 de julio de 2017, cuyo objeto fue la “Innovación de la nueva estructura administrativa central y descentralizada del Distrito de Santa Marta, magdalena Caribe”, tasado en la suma de 792 millones 738 mil 240, con un plazo de ejecución de 4 meses.

Ambos contratos estuvieron dirigidos a la reestructuración de la planta de personal del Distrito, dentro de lo que se incluyó la creación y conformación de la Hoy Empresa Distrital de Servicios Públicos ESSMAR; proceso que estuvo a cargo de la esposa del senador Antonio Sanguino, la señora Diana Marcela Meza Arcila, nombrada directora de dicho proyecto, en su calidad de asesora consultora.

Muñoz está acusado de haber echado mano de alrededor de 11 mil millones de pesos de recursos públicos para darse la gran vida y ostentar opulencia en la capital de la República y cuando fue requerido por las autoridades afirmó estar dispuesto a entregar detalles de quienes estaban detrás del manejo de esos multimillonarios recursos y de 20 convenios que se habrían suscrito de manera irregular.

Entre los convenios estarían los dos contratos suscritos con la Alcaldía de Santa Marta, en los que al parecer el directivo de la Universidad Distrital de Bogotá habría entregado coimas al senador Sanguino, por intermedio del alcalde Martínez y el ex alcalde Caicedo, a quienes ambos respaldaron en esta ciudad en las pasadas elecciones a Congreso.

Cabe destacar que al igual que en Santa Marta, Willman Muñoz firmó contratos- convenio, en otras ciudades del país, en donde el senador Sanguino tiene “buenas relaciones” y su potencial electoral creció durante las elecciones a Congreso llevándolo a ocupar una curul en el Senado. Eso para las autoridades es sospechoso toda vez que previo a los convenios existía una relación política entre el mencionado senador y los alcaldes de las ciudades donde se firmaron, al parecer de manera irregular, dichos convenios; entre las que se destaca la ciudad de Santa Marta.

Diana Meza, esposa del senador Antonio Sanguino, enredado en casos de corrupción en Bogotá

ALGO HUELE MAL

Lo que huele mal en la adjudicación de estos convenios-contratos por parte del alcalde Martínez a la Universidad Distrital de Bogotá en cabeza de Willman Muñoz, es que se haya propiciado una reestructuración de la planta de personal de la Alcaldía y la antigua Espa, para crear la ESSMAR y convertirla en un monopolio en el manejo de los servicios públicos distritales.

Todo habría sido orquestado por el ex alcalde Caicedo, a través de su amistad con el ex guerrillero de andanzas y hoy senador Antonio Saguino, quien utilizó a su esposa y su experiencia en el Servicio Civil, para estructurar la empresa ESSMAR con  la que Caicedo asumiría el dominio de los servicios públicos de agua potable, alcantarillado, aseo y alumbrado público, cumpliendo además un compromiso adquirido con la mafia del narcotráfico, a través del hoy detenido ex magistrado de la Corte Suprema Francisco Ricaurte.

Recordemos que el ex magistrado Ricaurte fue pieza fundamental en el proceso mediante el cual Caicedo logró tumbar el contrato con la extinta Metroagua y su hermano el narcotraficante Rafael de Jesús Ricaurte, extraditado a los Estados Unidos es esposo de la ex gerente de la ESSMAR, Ingrid Aguirre.

Los dos convenios-contratos suscritos entre el alcalde Martínez y el señor Wiliam Muñoz en representación de la Universidad Distrital, estuvieron dirigido por la señora Diana Meza, específicamente para la nueva estructura administrativa de la ESSMAR, con la que dicha empresa opera en la actualidad.