Nadie quiere saber de las “Pinochadas» de Caicedo

0
39

A los más de mil jóvenes que contrataron para repartir en los semáforos el impreso con las utópicas propuestas de su candidato les dio vergüenza entregarlos y decidieron botarlos

Definitivamente la ciudadanía samaria ya despertó del letargo en que se encontraba producto de la sarta de mentiras a que ha venido siendo sometida en los últimos 8 años . Ya nadie come cuento de las mentiras que sigue echando el candidato del odio Carlos Caicedo Omar, y ello se evidenció en la forma como nadie quiso recibir el impreso que en más de 20 mil ejemplares, este puso a repartir en el día de ayer, a 72 horas de iniciar las elecciones , violando flagrantemente las normas electorales.

Ni los mal de mil jóvenes que contrataron en su campaña para repartir en los semáforos y en los distintos barrios el impreso de sus utópicas propuestas, pudieron cumplir cabalmente su labor, ante la vergüenza que les produjo prestarse para seguir engañando a los samarios y magdalenenses.

A la parte de afuera del Centro Comercial Ocean Mall, a las calles del centro  y a las canecas de basura de las casas fueron a parar miles de ejemplares de las mentirosas propuestas del candidato Caicedo, quien dicho sea de paso afronta más de 40 denuncias en la Fiscalía y la Procuraduría por la comisión de delitos graves como, homicidio, desaparición forzosa, amenazas de muerte, concierto para delinquir agravado, asociación con grupos paramilitares y corrupción.

Un ciudadano que prefirió reservar su nombre dijo que “es realmente preocupante que autoridades de control permitan que un individuo con semejante prontuario delictivo aspire a un cargo por elección popular, pero más preocupante es que la gente no se de cuenta de la calidad de persona por quien irían a votar este 27 de octubre “

“Esta ciudad y este departamento definitivamente se merecen su suerte, con razón estamos como estamos. Ahora estoy convencido que seguir o votar por este antisocial es como estar del lado de Satanás», agregó el ciudadano.

En las fotografías que recibimos de uno de nuestros lectores podemos  notar el desprecio que la gente, incluyendo sus mismos seguidores, le hicieron a las propuestas del candidato a la Gobernación Carlos Caicedo.

La preguntas que la gente se hace es la siguiente: Cuánto pudo haber costado la impresión de tan aberrante monumento a la mentira? De dónde salió el dinero con el que se pagó a los talleres del diario El Tiempo la impresión de dicho impreso costo? Será con este tipo de contratos con los que “compran” la “imparcialidad» de la prensa nacional?

Son muchas las preguntas que requieren respuesta para que la ciudadanía esté enterada por ejemplo de gastos como el de una campaña que ha presumido de opulencia tanto en desplazamiento como en publicidad.